PREGUNTAS MÁS FRECUENTES

Seguro que esta es una de las prácticas que más has visto en casa o qué más haces con tu propio jamón, ¿verdad? Pues hemos de decirte que lo ideal es usar la propia corteza del producto para taparlo una vez ya no vayas a cortar más. Al estar con tacto con su grasa, evitamos la oxidación, aunque hemos de tener en cuenta que si lo dejamos de esta manera durante mucho tiempo puede llegar a adquirir un toque rancio, ¡cuidado! Otra opción es taparlo con papel film y después con un paño para que no le entre luz directa.
Como ya te habrás podido imaginar, en dependencia de la alimentación de los cerdos ibéricos, podemos encontrar diferentes jamones ibéricos: de Cebo, de Cebo de Campo, 100% Ibérico, etc. Y es que, los cerdos también consumen hierbas, pastan en encinas, piensos, etc.  Si el cerdo se alimenta a base de pastos naturales, hierbas aromáticas y bellotas en libertad será un Jamón de Bellota ibérico 100% y si lo hace solo durante su fase de engorde, estamos hablando de un Jamón de Bellota Ibérico. Por otra parte, el Cebo de Campo se alimenta solo de piensos y con pastos naturales como complemento y el Cebo Ibérico solo con piensos compuestos por cereales y legumbres.